El serio discurso del humorista Jaime Garzón y su legado

Valentina Aristizabal

14 ABR 19


Hace casi 20 años atras existió un gran hombre cuyo legado permanece más vigente que nunca. Su trabajo como humorista y periodista nos enseñó a ser más críticos con nuestra realidad, para poder transformala para bien. Pues, Jaime Garzón fue y sigue siendo la voz de la conciencia colombiana y latinoaméricana.

Retrato de Jaime Garzón / Fuente: El Espectador

Su muerte no fue casual, sino una respuesta de la gente violenta, de la gente que se sentía aludida por las reflexiones de Garzón. Pues, fue asesinado en Bogotá en 1999 por dos sicarios que dispararon a sangre fría, enviados por un jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia. Sin embargo, ahora no hablaré sobre su fallecimiento, sino sobre su legado. Precisamente, una de sus charlas quedó documentada para la historia.


Dos años antes de su asesinato, en 1997, Jaime dictaba una conferencía en Cali, en la Corporación Universitaria Autónoma de Occidente. El abogado entre risas y bromas, como era su estilo, trató las cuestiones más fundamentales de la sociedad:


Habló sobre la definición de "colombiano", que también se puede exportar a la definición de "boliviano", "peruano" o en líneas generales de "latinoaméricano": El grupo heterogeno de personas que habitan un determinado territorio. Esta afirmación es valiosa porque termina con el pensamiento que divide a nuestros países, como si alguien del norte o del sur no perteneciera al mismo contexto.

"La ley del menor esfuerzo" denomina él al conformismo que sentimos con relación a todo. Poniéndolo en otras palabras, es un llamado al despertar de nuestra voluntad como latinos, para empezar a, como él diría, llegar a tiempo a la cita y no una hora o varias horas más tarde. A simple vista sonaría obvio, pero es un hecho comprobado que el cumplir con calendarios establecidos aumenta la productividad. En ese sentido, deberíamos aplicar "la ley del mayor esfuerzo".


Garzón dice que Colombia está en una profunda crisis, en realidad, toda la región lo está; tenemos periodos donde todo es una fiesta prolongada hasta que la música se apaga y regresamos a la verdad: desempleo, pobreza, desigualdad, etc. Entonces, él hace un análisis crítico tan nuevo como la invención de la pólvora: La educación debe ser práctica, para poder mejorar nuestras condiciones de vida. Además, ya es bien sabido que sin verdadera educación, no habrá verdadero desarrollo.


Finalmente, aunque garzón tocá más aristas deseo terminar con una: Empecemos siendo más cívicos, para dejar un futuro mínimamente mejor a nuestros hijos y los hijos de sus hijos. Es decir, que dejemos de mirar a los servidores públicos hacía arriba y los tratemos como iguales, es decir, que tomemos conciencia de que todos construímos nuestra comunidad y está en nuestras manos el cambiar.


#Civismo #JaimeGarzón

94 vistas

Círculo de Investigación en Estudios para el Desarrollo de Latinoamérica

CIED-Latinoamérica

2020

  • Revista Ciudadanía
  • CIEDlatam
  • CIED Ciudadania
  • Instagram